Nuevo rumbo y Microvoces

Todos aquellos que me conocéis, sabéis que siempre estoy "haciendo algo" y cada cierto tiempo suelo dar a conocer o hablar de los proyectos educativos relacionados con informática que realizo: libros, tutoriales, sitios web, etc.

Al respecto, cómo habréis observado los que me seguís, hace mucho tiempo que no cuento nada ni en mi blog ni en las redes sociales. La razón de ello es el accidente que sufrió mi padre en la Estación de Atocha Cercanías-Renfe (Madrid), el 18 de septiembre de 2017, al caer por unas escaleras mecánicas y quedar gravemente herido cuando se dirigía junto a mi madre a tomar un tren en dirección a la Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Posteriormente, fue horriblemente atendido en el Hospital Fundación Jiménez Díaz (FJD), que fue donde lo trasladaron en ambulancia. Acerca de ello, en su momento, ya escribí el artículo siguiente:

NUEVO RUMBO EN NUESTRAS VIDAS

Lo que sucedió aquellos días –y todo lo que vino después– ha supuesto que la vida de mis padres haya tomado un "nuevo rumbo" y, en consecuencia, los familiares más allegados también nos hemos visto afectados en mayor o menor medida.

En lo que a mí respecta, me afectó muchísimo; prácticamente no hay día que no piense en ello. Aunque ya han pasado dos años y medio, recuerdo perfectamente el sufrimiento que padecimos mis padres, mi hermano y yo en el Hospital FJD; fue deplorable lo mal que atendieron a mi padre.

Jamás podremos olvidar el sufrimiento que padecimos en "los cinco peores días de nuestra vida", del 18 al 22 de septiembre de 2017, en los que el Hospital Fundación Jiménez Díaz mantuvo a mi padre más de noventa horas en un box de urgencias, sin cambiarle las sábanas, sin lavarlo adecuadamente y sin darle medicación para reducir los delirios que padeció.

Así pues, durante todo este tiempo –como no podía ser de otra forma– he volcado mis energías en apoyar a mis padres en todo lo que me ha sido posible. Mi padre tuvo que ser operado en dos ocasiones en el Hospital de Sagunto (Valencia), necesitó trece largos meses de rehabilitación y le han quedado secuelas para el resto de su vida. Mi madre padeció lo indecible y necesitó ayuda psicológica durante más de tres meses.

De hoy en adelante, voy a empezar a dar a conocer diferentes acciones que hemos emprendido. Entre ellas, la creación del sitio web "Microvoces.com", un directorio de enlaces de Internet que pueda también ayudar a otras víctimas a dar a conocer sus denuncias o quejas en diferentes ámbitos: sanidad, justicia, educación, etc. Inicialmente, he incluido 35 Microvoces y, a medida que pase el tiempo, tengo el propósito de ir añadiendo muchas más.

Microvoces

Si te consideras una Microvoz o quieres sugerirme alguna, no dudes en enviarme un email a la dirección de correo de la página de contacto.

No hay comentarios: